pagina personal sacercote católico La democratización de la institución eclesial - La página de Chema

La democratización de la institución eclesial - La página de Chema

Vaya al Contenido

Menu Principal

La democratización de la institución eclesial

Documentos > Debates

Argumentos a favor

Argumentos en contra

1.- La comunidad  de Jesús.

Jesús eligió a sus discípulos para formar con ellos una comunidad de vida. Jesús les instruyó a menudo en que las relaciones entre sus seguidores debían basarse en el amor y el servicio, que el que quisiese ser el primero tenía que ocupar el último lugar previniéndoles contra los sistemas de gobierno que oprimen y tiranizan.

Si bien Jesús no dejó instrucciones sobre cómo se debe organizar una comunidad, si parece que en aquella primera comunidad había cierta organización y cierta jerarquía, en la que los doce ocupaban u lugar preeminente, y entre ellos Pedro, así como Judas encargado de las limosnas. Lo que parece claro es que las relaciones con Jesús eran verticales y entre los discípulos horizontales. Jesús era el maestro y los demás eran los discípulos.

12.- Organización necesaria, sí, pero ¿en qué modelo se inspira?

La actual organización de la Iglesia parece que se inspira en la organización política del Bajo Imperio Romano. La pregunta es ¿porqué no tomar inspiración de la actual organización política del mundo?. Si bien "La Iglesia no es una democracia en su fundamento sí puede serlo en su funcionamiento" (González Faus), la democracia estaría más de acuerdo con el espíritu de las relaciones que Jesús quiso para sus discípulos: el amor y el servicio se revelan mejor cuando todos son tenidos en cuenta para las decisiones, cuando todos pueden ser elegidos para los cargos, cuando todos pueden elevar su opinión y ser escuchados.

La organización eclesial quiere repetir el esquema dejado por Jesús en sus relaciones con los discípulos. Los apóstoles (y con ellos los ministerios ordenados) serían en una comunidad lo que Cristo fue en la primera: pastor, maestro y guía. Por otra parte la fidelidad a la tradición, exige aceptar un sistema organizativo que ha permitido mantener viva a la Iglesia durante veinte siglos. Cualquier cambio en este sentido, sería una aventura peligrosa de consecuencias impredecibles.

 
Fecha última actualización de esta web: 03/01/2014
Hoy es:
Regreso al contenido | Regreso al menu principal